Aullidos y ladridos

La diferencia entre los perros y los lobos es que los perros fueron seleccionados para mantener toda su vida los comportamientos de cachorro.

Los lobos ladran… cuando son cachorros. Dejan de hacerlo casi completamente cuando llegan a adultos, y entonces se comunican aullando (sobre todo a larga distancia). Los perros, en cambio, son cachorros eternos y por lo tanto nunca dejan de ladrar.

Un lobo criado como un perro actuará como perro, si bien todos los perros no actúan igual y unas razas tienen propensión a ciertos comportamientos especializados, los lobos mostrarán un carácter más individualista y salvaje, parecido a algunas razas de perros que se comportan de forma similar a los lobos, especialmente perros árticos, de tiro.

Y un perro criado entre lobos actuará como un lobo, entre otras cosas, llegará a su madurez intelectual, gracias a tener que luchar por su supervivencia y buscarse la vida, cosa que los perros no hacen y eso los mantiene cachorros eternos. Incluso hay zonas del cerebro canino (de los cánidos criados como perros, más específicamente) que no se desarrollan y los lobos sí lo hacen. Seguramente lo que corresponde a actuar y atacar como manada y con su trabajo de buscarse la vida, defender su territorio, hacer frente a otras manadas…

Así que, sí, los lobos ladran raramente (y los perros más próximos a ellos lo mismo), mientras que los perros chiquitos, miedosos, son los que más fácil se ponen a ladrar.

Aullar, los lobos aúllan para hacer manada, marcar territorio, advertir a otros congéneres de su presencia.

Pero los perros, especialmente algunos, también aúllan. Lo tienen en los genes, solo que hay que despertarlo, con otros aullidos o con sonidos similares (sirenas, cantantes de ópera, especialmente sopranos).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here