El peligro de las garrapatas en nuestras mascotas

Las garrapatas son un grupo de artrópodos de la familia de los ácaros que actúan como ectoparásitos hematófogos (se alimentan de sangre), y por ello son vectores de transmisión de numerosas enfermedades para nuestros perros, algunas de ellas de seria gravedad.

En los paseos por el campo, en el jardín o en el parque o bien si pasan mucho tiempo al aire libre, nuestros perros están expuestos al peligro de estos parásitos, especialmente durante la primavera y el otoño, cuando el nivel de prevalencia de riesgo es mayor por la alta humedad ambiental y las temperaturas suaves. A las garrapatas no les gusta el ambiente muy seco ni las bajas temperaturas por lo que observarles y protegerles en estas estaciones es fundamental.

En Europa existen tres especies principales de garrapatas que parasitan a nuestros perros y también pueden hacerlo a los gatos. La  Ixodes ricinus, la  Rhipicephaulus sanguineus, (conocida como la garrapata común del perro), y la Dermacentor Reticulatus. Estos parásitos se fijan mediante sus mandíbulas a la piel de nuestra mascota para succionar la sangre que precisan para desarrollarse, hasta que al fin, hinchados de ella, caen del cuerpo del perro.

Entre las principales enfermedades transmitidas por las garrapatas a los perros encontramos:
– Enfermedad de Lyme o Borreliosis (rigidez, dolor muscular y/o articular, fiebre, pérdida de apetito, entre otros)
– Babesiosis: un protozoo que parasita los glóbulos rojos de la sangre (fatiga, fiebre, anorexia y orina de color rojizo, entre otros).
– Ehrlichiosis Canina: producida por la bacteria Ehrlichia Canis transmitida por la garrapata (fiebre intermitente, pérdida de peso, hemorragias nasales, letargia, entre otros.)
Las más frecuentes en nuestro país son las dos últimas.

Estas enfermedades suelen tener un tratamiento efectivo y un buen pronóstico si se diagnostican a tiempo, aunque a veces las garrapatas transmiten más de una enfermedad al mismo perro. Por tanto, es necesario no bajar la guardia en esta época del año, y ante cualquier signo o síntoma sospechoso acudir al veterinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here