Enseña a tu cachorro a no orinar dentro de casa

Los cachorros empiezan a controlar sus esfínteres a partir de las 4 semanas de vida. Su madre les enseña (entre otras cosas) a mantener limpio el nido, por lo que es importante que permanezcan a su lado hasta las 8-10 semanas de vida.

El cachorro tiende por tanto a alejarse de las zonas que usa para comer o dormir, al principio unos pocos metros, y según pasan las semanas, cada vez a mayor distancia. Por tanto, debemos aprovechar esa tendencia. Suele hacer pis cada vez que se despierta y después de un rato de juego. Olfatea el suelo unos instantes, lo que nos da una señal de aviso. En ese momento, cogerlo en brazos y llevarlo al lugar elegido, preferiblemente siempre el mismo, darle unos segundos y premiarle rápidamente mientras lo hace en ese sitio. Volver a llevarlo a casa en brazos.

No regañarle NUNCA por hacerlo en casa, ya que a menudo se hace a destiempo y mal, por lo que se enlentece el proceso de aprendizaje y confunde al animal. Calcular que la vejiga de un cachorro retiene orina entre dos y tres horas hasta los 3 meses, unas cuatro horas hasta los 4-5 meses, unas seis horas hasta los 6 meses, y a partir de ahí unas ocho horas (más en adultos). Esto significa que debemos llevarlo al lugar adecuado (preferiblemente en el exterior) cada poco tiempo según su edad. Si lo hace donde no debe, es problema nuestro por no haberle facilitado el acceso al lugar correcto cada pocas horas. Él no puede retener más horas la orina por mucho que le castiguemos.

Si se usan periódicos, tener en cuenta que muchos los utilizan para jugar (en consecuencia, es zona de estar, y luego no querrán mancharlos). Además, deben desplazarse unos metros cada semana en dirección a la puerta de la calle (siguiendo la tendencia natural del cachorro a alejarse de su zona de descanso y comida para orinar), y estar siempre lo bastante lejos de las zonas que el cachorro no va a ensuciar, o no los usará.

Si ha hecho pis en casa, recogerlo cuando no nos vea (que no considere que su orina nos llama la atención, evitaremos problemas en el futuro), y limpiar la zona con un detergente enzimático que elimine el olor (tipo Vanish Oxi Action). La lejía solo lo encubre (a nuestra nariz), el amoniaco lo potencia. Retirar las alfombras de toda la casa hasta que tenga unos seis meses, o las usará nada más llegar seguro. 

Nuestro cachorro empieza a aprender normas y hábitos desde el primer día que entra en casa. Por un lado por observación de su entorno, las personas y otros animales con los que convive, y por otro lado a base de “ensayo y error” (empiezan a presentar múltiples comportamientos para evaluar las consecuencias de los mismos), el cachorro aprende qué cosas puede hacer y cuáles no. Qué le proporciona beneficios y qué le supone problemas. Si somos cuidadosos desde el primer momento, lograremos enseñarle rápidamente y sin apenas esfuerzo buenas normas de convivencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here